Clichés

De cómo a la muerte le llegó su hora


Contrario a lo que todo mundo piensa, la Muerte no es esa cruel calaca que solo anda buscando hilos vitales que cortar con su guadaña. Pese a su terrorífica figura, la Muerte es un ente compasivo, sensible, de buen corazón. Tanto así que un día, mientras merodeaba por un hospital […seguir leyendo…].

Esta entrada fue publicada el 27 de junio de 2011 a las 11:07 am por el autor, cuenta hasta ahora con 1 comentario, fue clasificada dentro de las categorías Lentes tridimensionales para cíclopes tuertos, Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , .