Caperucita Roja

De amaneceres radiantes y sus negruras previas
o
Breve deconstrucción del final del cuento de la Caperucita Roja


«Ven a darme un poco de calor, que el invierno es cruel con una vieja como yo», dice la abuela, metida en la cama. Caperucita Roja se quita los zapatos, se acurruca entre las sábanas junto a la anciana y se duerme enseguida. La larga caminata y los juegos con el lobo en el bosque la han dejado rendida. Pero la niña pronto abre los ojos […seguir leyendo…].

Esta entrada fue publicada el 5 de Septiembre de 2011 a las 12:26 am por el autor, cuenta hasta ahora con 2 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Lentes tridimensionales para cíclopes tuertos, Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , .