De cómo el diablo sabe más por mediático que por diablo


Cierto día al final de los tiempos advino el demonio, la bestia, Satanás. Para dominar a las naciones, el anticristo siguió la infame estrategia de predicar a las multitudes que todo en esta vida era fácil. Por supuesto, las grandes masas en el ámbito mundial se sintieron atraídas por esta nueva filosofía, de modo que muy pronto legiones enteras de almas encontraron su perdición. Pero hubo unos cuantos seres humanos que rechazaron aquel pensamiento. Comprendieron que fácil no necesariamente era sinónimo de sencillo, característica primordial de lo que verdaderamente sirve y funciona. Por lo tanto dejaron de perseguir lo fácil y comenzaron a buscar, en su lugar, lo sencillo y funcional. Así fue como estas almas elegidas alcanzaron su salvación.


Texto incluido en Cero coma cero, página 44.



Esta entrada fue publicada el 29 de agosto de 2011 a las 10:17 am por el autor, cuenta hasta ahora con 2 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
2 comentarios

  • avatar
    Dennis Orlando Escobar Galicia
    29 de agosto de 2011
    10:45 am

    ¡Excelente!. ¡De colección!. En estos tiempos que bien caen este tipo de brevísimos pero grandes mensajes. Felicitaciones al autor.


  • avatar
    herman montenegro
    29 de agosto de 2011
    3:50 pm

    genial, como siempre y para estar a tono solo puedo decir que escribir asi de sencillo, no es nada facil.


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *