Algunas contradicciones que a lo mejor me perfilan


Mi primer nombre es Julio, que en latín significa ‘imberbe’, pero tengo que rasurarme todos los días. Mi segundo nombre es Roberto, que en alguna lengua germánica antigua significa ‘brillante por su fama’, pero a menudo brillo más por mi ausencia. Mi primer apellido es Calvo, que en español quiere decir ‘calvo’, pero uso el pelo largo. Mi segundo apellido es Drago, que en italiano significa ‘dragón’, pero no todos mis fuegos son abrasadores. Mis textos los firmo como Julio Calvo Drago, pero todo mundo me conoce como Julio Calvo. Suelo presentarme como Julio Calvo, pero en ocasiones me responden: “¿Calvo Drago, uno que escribe?”. Nací un 31 de octubre, Día de Brujas, pero no siempre me funcionan los encantos ni los conjuros contra el mal rato. Nací en 1969, pero no asistí a Woodstock ni he viajado nunca a la Luna. Soy guatemalteco, pero no como tamales los sábados (me provocan acidez) ni soy ni rojo ni crema (no me gusta el fut) ni me emborracho los sábados después de una chamusca para ir a misa de goma los domingos (tampoco me gustan el alcohol y la religión, y menos en combo triple con el fut). Estudié Arquitectura, pero no me sirvió para el tipo de planos que quería proyectar. Estudié Mercadotecnia, pero no me sirvió para el tipo de productos que quería promover. Estudié Publicidad, pero no me sirvió para el tipo de creatividad que quería emprender. Estudio Letras, pero aún no me gradúo. Tengo dos libros (físicos) publicados, pero todavía tengo ganas de publicar más. Tengo un par de textos premiados y reconocidos, pero también tengo algunos textos muy buenos de verdad. Me gusta el sosiego del alma, pero soy adicto al café y al cigarrillo. Me gusta contemplar atardeceres en la playa, pero odio la playa. Me gusta el silencio, pero odio la soledad. Me gusta la soledad, pero a veces no quiero el barullo de mis voces ni el consuelo de mi propia compañía. Me gusta dormirme en mis laureles, pero los susodichos tienden a provocarme unos insomnios terribles. Me gusta la música, pero no puedo tocar ningún instrumento. Me gusta la geografía, pero a veces pierdo el norte. Me gusta la historia, pero suelo olvidar nombres, fechas, lugares y errores que ya cometí por lo menos una vez. Me gusta la publicidad, pero odio las agencias de publicidad. Me gustan los diseños gráfico y electrónico, pero odio las horas que estas actividades suelen robarle a lo que de veras me gusta hacer, que es escribir. Me gusta escribir, pero cuando tengo algo que decir no tengo el tiempo y cuando tengo el tiempo no tengo que decir. Me gusta la poesía, pero a veces encuentro lo prosaico tan lírico. Me gusta la narrativa, pero a veces no quiero anécdotas. Me gusta el ensayo, pero no siempre ando en busca de iluminaciones que me saquen de mis paradigmas. Me gusta contar chistes, pero también me encantan las historias de miedo. Me gusta crear, pero la mayor parte del tiempo me la paso puliendo las cosas que se me ocurren. Tengo un mundo interno, pero también tengo empleo (casi siempre) y una familia que mantener. Tengo ideas buenas, pero a veces no tengo ni el tiempo ni el recurso. Tengo ideas malas, pero por fortuna también amigos objetivos. Tengo mis apreciaciones correctas, pero no siempre encuentro quien me escuche. Tengo mis puntos de vista equivocados, pero quién soy yo para contradecirme.



4 comentarios

  • avatar
    julio
    12 de febrero de 2012
    1:39 pm

    buen punto de vista de la vida, coincido con vos al cien, en Guatemala casi eres delincuente si no eres religioso jajaja, saludos


  • avatar
    Melania Gonzalez
    9 de abril de 2013
    12:47 am

    Me encanto tu autobiografía 😉 Un día me robare tu cierre “Tengo mis puntos de vista equivocados, pero quién soy yo para contradecirme.” con tu autorización claro 🙂 Un abrazo!


  • 8 de abril de 2014
    12:28 am

    Julio Calvo es otro demonio más que se me enfrenta y agrego a todos los que me acompañan en mi sollitude (quise escribir esto en cursiva pero no me salió)


  • avatar
    el autor
    8 de abril de 2014
    10:15 am

    Carlos René, qué bueno saber de usted y gracias una vez más por leer y comentar. Lamento lo de las cursivas (privilegio del administrador de este sitio web, o sea yo), pero, como puede ver, ya le italicé yo el término. Saludos,


  • 1 referencia

  • 7 de abril de 2013
    6:27 pm

    […] Sobre Julio Calvo Drago: http://hypertexta.com/about/ […]


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *