Peñalba

La leyenda del café que sabía a chocolate


Allá por 1992, una tarde como muchas, un amigo y yo caminábamos por la Sexta cuando, más o menos a media cuadra del cine Lux ─caminando hacia el sur─, el amigo me dijo: “Te voy a presentar a unos cuates”. Atravesamos la calle, subimos un graderío, cruzamos el umbral de una cafetería y abordamos a los tres personajes de la mesa cinco […seguir leyendo…].

Esta entrada fue publicada el 20 de February de 2012 a las 9:52 am por el autor, cuenta hasta ahora con 1 comentario, fue clasificada dentro de las categorías Ese afán posindustrial de pensar a colores y hablar en blanco y negro, Postexto, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , .