Ciudad

Viaje circular citadino con recorridos por la catarsis, la misoginia y la desdicha conyugal


Me acerqué al taxista y le pedí una carrera de ida y vuelta. «Necesito dejar este paquete en esta dirección y luego regresar aquí mismo», le expliqué. Nos pusimos en marcha y llegamos al lugar. Me bajé, cumplí con mi diligencia y regresé al vehículo. Mientras reanudábamos la marcha el taxista me dijo […seguir leyendo…].

Esta entrada fue publicada el 1 de May de 2012 a las 2:06 pm por el autor, cuenta hasta ahora con 1 comentario, fue clasificada dentro de las categorías Lentes tridimensionales para cíclopes tuertos, Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , .