Subtexto en cliché de ejecutiva de puesto medio que fantasea con obrero musculoso y sudoroso a quien, sin embargo, desprecia con desdén fingido cada vez que se topa con él en la calle, se escandaliza de sus requiebros quizá no groseros, pero sí explícitos, y voltea la cara a la vez que lo tacha de ordinario
o
Pornoimagen 1: «Eve in Paradise»


Eva coge la manzana de la boca de la serpiente. Mientras observa con duda la fruta prohibida, la víbora se le enrosca en el brazo y comienza a recorrerle todo el cuerpo con suavidad y lentitud. Le acaricia el cuello, le susurra hipnóticos ceceos al oído, se desliza por el pecho, le oprime suavemente los senos, le lame los pezones, desciende por su vientre, se le mete entre las piernas, le acaricia el clítoris y se abre camino por la entrepierna hasta llegar al trasero, que luego recorre causándole violentos espasmos de placer. Eva, con la serpiente entre las piernas, aprieta los muslos: quiere intensificar aquella sensación extática que la invade en su región corporal más íntima, la cual ocultará después tras la hoja de parra. La serpiente continúa deslizándose hasta envolver todo el cuerpo de la mujer. Ya enrollada, la culebra empieza a oprimir y a oprimir, cada vez apretando más y más, y todavía más, hasta que Eva, luego de proferir el más eufórico de los gritos, se desploma al suelo, totalmente extenuada por aquel encuentro erótico que allí culmina. La serpiente se desenrosca y se marcha. La mujer se queda allí, tirada en la hierba, cansada, con un agradable calor entre las piernas y una manzana en la mano. Por un momento se pregunta por qué no fue Adán, en lugar de la serpiente, quien llegó con todo el embuste de la fruta para hacerla suya. Pero entonces, aún acostada en la hierba, la mujer ve la manzana, curva las cejas con gesto pícaro y sonríe.


Texto incluido en Cero coma cero, páginas 115 y 116.



Esta entrada fue publicada el 4 de June de 2012 a las 9:31 am por el autor, cuenta hasta ahora con 1 comentario, fue clasificada dentro de las categorías Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
1 comentario

  • avatar
    Carlos
    7 de June de 2012
    4:45 pm

    ¡ Caramba!, soy hijo de una serpiente…


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *