Del arte y sus inusitadas fuentes de inspiración


De la serie Lentes tridimensionales para cíclopes tuertos

Una vez a principios del siglo XX, rebasada la medianoche en la ciudad de París, un joven artista deambulaba errático y ansioso por la calle. Tenía unas terribles ganas de orinar y no estimaba llegar indemne a su apartamento. Pero entonces vio una fuente antigua en un parque y decidió aprovechar la ausencia de transeúntes a aquellas horas de la noche. Se puso a mear en el estanque inferior de aquella construcción ornamental, cuando un policía se le acercó. Nuestro amigo fue acusado de comportamiento indecoroso en la vía pública y de dañar un monumento cultural y artístico, razones por las cuales fue arrestado y llevado a la cárcel, donde pasó la noche. Temprano en la mañana fue dejado en libertad. Todo el camino de regreso a su apartamento se fue reflexionando sobre qué es el arte en realidad y cuestionando por qué la funcionalidad y la cotidianidad no podían ser consideradas características de aquel. Dos o tres años más tarde, Marcel Duchamp, que así se llamaba el joven, emigró a Nueva York y presentó a la Sociedad de Artistas Independientes aquel famoso mingitorio sarcásticamente denominado Fuente, que causó controversia en el mundo artístico de aquel entonces, fue catalogado por muchos como el trabajo estético más influyente del siglo XX y se convirtió en uno de los paradigmas fundacionales del arte conceptual, el arte pop, la instalación, la intervención y demás manifestaciones del arte posmoderno.



Esta entrada fue publicada el 14 de November de 2011 a las 11:38 am por el autor, cuenta hasta ahora con 2 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Lentes tridimensionales para cíclopes tuertos, Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
2 comentarios

  • avatar
    Lisa
    14 de November de 2011
    8:13 pm

    y ya nada volvió a ser lo mismo…
    (yo like)


  • avatar
    el autor
    18 de November de 2011
    12:31 pm

    Amén.


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *