De purismos lingüísticos y otros mitos


Cierta vez, un purista radical de la lengua estaba escribiendo, para un diario local, un artículo sobre lo mal que hablamos y escribimos el idioma. Pero su postura, llevada a irreductible ultranza, lo hizo reflexionar a medio ensayo. «Si he de pedirle al mundo que hable correctamente, he de hacerlo bien», determinó. Por consiguiente empezó a reescribir el ensayo, pero ahora en el español de Cervantes. Ni siquiera había terminado el primer párrafo, cuando una segunda reflexión lo hizo reiniciar la escritura del artículo, solo que ahora en el español de Alfonso X. Pero entonces una tercera reflexión lo motivó a reescribir en latín clásico. La cuarta reflexión, en griego antiguo. La quinta, en sánscrito. Ya a la sexta reflexión, nuestro purista dejó de escribir. Decidió que mejor dedicaría su vida a buscar la Atlántida y el idioma de sus legendarios habitantes antes que ponerse a comunicar cualquier cosa.


Texto incluido en Cero coma cero, página 69.



Esta entrada fue publicada el 21 de Noviembre de 2011 a las 11:27 am por el autor, cuenta hasta ahora con 5 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
5 comentarios

  • avatar
    Jolie Totò Ryzanek Voldan
    21 de Noviembre de 2011
    11:53 am

    Pese al sádico mensaje de humor que se lee, yo sí me precio de ser una purista del lenguaje, precisamente, porque es certera la afirmación que cada vez escribimos y hablamos peor. De ahí, que sea necesaria la existencia de nosotr@s l@s editor@s y corrector@s.
    Adicionalmente, he de acotar que lo que sucede muchas de las veces cuando escribimos o hablamos mal es que somos un@s perfectas desvergonzad@s y nos importa un comino la opinión de los demás, respecto de nuestra forma de expresarnos, aunque lo que deseable sería que aceptáramos que el castellano es una lengua viva y por lo tanto cambiante, mas no así, factible de ser retorcida a conveniencia propia.
    Jolie Totò Ryzanek Voldan.


  • avatar
    lester o
    21 de Noviembre de 2011
    12:35 pm

    Monterroso sigue soñando.


  • avatar
    el autor
    22 de Noviembre de 2011
    6:48 pm

    Jolie: A decir verdad, yo también soy un poco purista. De hecho, ya un par de veces me he sorprendido a mí mismo en intransigencias como las de este señor. Y este cuento viene a ser, pues, una forma de reírme de mí mismo (y una invitación a que todas y todos nos riamos de ese purista intransigente que llevamos dentro).

    Lester: Esa sí no te la caché, vos.


  • avatar
    Lisa
    22 de Noviembre de 2011
    9:04 pm

    pues personalmente, y creo que en definitiva, no solo no sé escribir como quisiera, sino que además parece que no hablo tampoco ni clara ni correctamente… explicarle a alguien más de tres veces una simple tarea me dice que soy una bruta para la comunicancia!! jajajajaja


  • avatar
    Carlos
    5 de Diciembre de 2011
    3:00 pm

    Muy acertado el artículo, porque es un arte especial atreverse a escribir, es una tarea sumamente delicada y arriesgada, creo que nunca se termina de aprender.
    Con tanto erudito me da un poco
    de miedo. Tratar de mejorar a diario y leer es la clave pienso…


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *