De los deleites sensuales que Platón experimentara al descubrir el inmaterial mundo de las ideas
o
Introducción al retorno del cangrejo parte cuatro


«Y ahora, para deleite de nuestro apreciable público, el plato fuerte de esta noche: con ustedes, el concepto», anunció el DJ de aquel all nude cabaret y puso en tornamesa una pieza sugerente. El concepto hizo su aparición en la pasarela de striptease. Ante los ojos de aquel público sediento de desnudez, el concepto comenzó a despojarse de toda su vestimenta, de toda su forma, de toda su estética (etimológicamente entendida). Por fin cayó al suelo la última prenda y el concepto se mostró al desnudo. Casi todo el público se quedó perplejo ante aquella presentación de una idea desprovista de toda forma plástica, espacial o temporal; unos cuantos aplaudieron aquel minimalismo radical; y Andy Warhol, que por casualidad andaba entre aquella muchedumbre, se puso de pie, protestó gritando «¡el pop es hermoso!, ¡el pop lo es todo!» y con profunda indignación abandonó aquel lugar para irse a buscar un club nocturno con luces de neón, colores vivos, anuncios publicitarios y música de artistas coreográficos de caras bonitas.


Texto incluido en El retorno del cangrejo parte cuatro, páginas 9 y 10.



Esta entrada fue publicada el 13 de Agosto de 2011 a las 11:26 pm por el autor, cuenta hasta ahora con 0 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Microficción, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
Añadir un comentario

Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

*
*