Cuando los cuentistas pecan de cuenteros
o
¿Dónde estaba usted la tarde que Alicia fue raptada por el Conejo Blanco, señor Carroll?


De verdad, fue así… (Coedición Latinoamericana, 2009)

La liebre sí le ganó a la tortuga —como era de esperar—, pero fue descalificada por dopaje. La cigarra sí hizo la tarea de recolectar provisiones para el invierno, pero mientras descansaba de la dura faena vino la hormiga y se lo robó todo. La princesa Aurora, mejor conocida como la Bella Durmiente, solo se hizo la comatosa para acusar a su madrastra de intento de magnicidio y robarle al príncipe azul. El pastorcito y el lobo solo estaban conduciendo un experimento psico-sociológico para medir la credulidad de una comunidad entera y ver cuántas veces era capaz la gente de tragarse una misma mentira. Las migas que Pulgarcito fue dejando en el camino y que los pajaritos se comieron eran precisamente para eso: para alimentar a los pajaritos, porque él no se llevaba bien con sus papás y en realidad no quería regresar a casa. La joven Alicia se inventó todo ese trip del país de las maravillas, el sombrerero loco, la reina de corazones y demás para impresionar a sus amigos bohemios con el cuento de que ya había experimentado con alucinógenos y de que ella era muy under. El rey del vestido invisible sabía que no llevaba nada puesto, pero era exhibicionista, por lo que aprovechó la oportunidad. Pinocho era un muchacho de carne y hueso, como cualquier otro, pero era insensible (gay) a los encantos e insinuaciones del hada, quien en su desilusión se quejaba de que el chico parecía «de palo»: de ahí toda la confusión. Dicen que así es como en realidad sucedieron las cosas, que así fue como fue, que los cuentistas pecaron de cuenteros —y los fabulistas de confabuladores— y alteraron los hechos para acomodarlos a sus enseñanzas filosóficas. Lo cierto es que por el estilo de los ejemplos anteriores van los relatos que componen el libro De verdad, fue así…: Cuentos clásicos recontados (Coedición Latinoamericana, 2009), colección de algunos de los cuentos infantiles que ya todas y todos nos sabemos, solo que vueltos a contar, pero con un twist que los revitaliza, tropicaliza, repolitiza y pone en contexto actual —aunque un poco menos ácidos que los ejemplos en estas líneas, eso sí, porque son para peques—. ¿Los autores? Varias escritoras y escritores de Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Perú, México, Puerto Rico y Guatemala, reunidos en un esfuerzo editorial de toda la región latinoamericana coordinado por la brasileña Editora Melhoramentos. El libro ya está a la venta en Guatemala en distribuidoras de Editorial Piedra Santa, coeditora del libro junto con otras nueve casas de América Latina. Por cierto, la colección incluye un cuento mío, valga la redundante publicidad.



Esta entrada fue publicada el 29 de Octubre de 2010 a las 4:23 pm por el autor, cuenta hasta ahora con 4 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Metatexto, Postexto, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
4 comentarios

  • 31 de Octubre de 2010
    11:36 am

    “Las verdaderas historias de la verdad de la mentira del secreto de la vida” Tuve el privilegio de leer el cuento que publicaste en ese libro antes de su publicación. “El misterio del Corazón Gris, Un thriller de Juguete”. Un texto realmente original y con la exquisitez del majeno del idioma que acostumbrás. Felicitaciones Julio. y pa delante porque para atrás ni que fueras cangrejo…


  • avatar
    michelle
    31 de Octubre de 2010
    12:50 pm

    Encontrar el narrador ideal para recontar una historia para niños no es tarea fácil y descubrir el talento que Julio tiene para lograrlo fue una bendición de las musas editoras. ¡ Al fin tenemos el libro en las manos! Felicidades Julio. Espero que el resultados final le guste.


  • avatar
    Sofia
    31 de Octubre de 2010
    6:11 pm

    Felicidades Julius es para mi un honor conocerte y fumar chancuis contigo.


  • avatar
    Tato
    5 de Noviembre de 2010
    8:34 am

    En verdad, en verdad, que buena panorámica estas dando con estas pocas líneas y si… de hecho me has reir amigo mío, muy bien, seguí adelante, no estacionés como en muchas ocasiones nos sucede a varios, Felicitaciones Juliolio!!


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *