Arrepentíos, hermanos, que el tiempo se acerca (desde hace cinco mil años)
o
Breve inventario del fin del mundo


De la serie Un poco de crítica seria sobre cosas nada serias

Con el cambio de era maya resucitan una vez más los temores sobre el fin del mundo. Pero el fin es algo que tuvo principio hace miles de años. Desde que el mundo es mundo, la subversión de los valores morales, las tragedias humanas o naturales y las coincidencias numerológicas han dado pie a sentimientos apocalípticos y escatológicos. A continuación, un breve recuento de algunas de las predicciones del fin del mundo hechas a lo largo de la historia.


  • 2800 a. C. Según Isaac Asimov, existe una tablilla asiria de barro de por esas fechas que reza: «Nuestra tierra se ha degenerado en los últimos días. Estos son signos de que el mundo se acerca a su fin. El soborno y la corrupción se han vuelto comunes». Probablemente el ejemplo más antiguo conocido en que se liga la decadencia moral con el fin de los tiempos.
  • 634 a. C. Los antiguos romanos creían que su amada Roma (el mundo entero para ellos) se destruiría ese año. Según la profecía, doce águilas le habrían revelado a Rómulo el tiempo de vida de la ciudad. Los romanos, pues, creían que el número de águilas (12) multiplicado por diez (120) serían los años de vida de la metrópoli, tiempo que presuntamente se cumplía en el año mencionado.
  • 1000 d. C. El papa Silvestre II vaticina el fin del mundo el 1 de enero de ese año, cuando adviene el segundo milenio de la era cristiana.
  • 1033. Muchos predijeron que ese año sería el fin del mundo, cuando se cumplieron mil años de la muerte de Jesús en la cruz.
  • 1284. El papa Inocencio III auguró el fin de los tiempos para entonces, cuando se cumplieron 666 años del nacimiento del islam.
  • 1345-1351. Muchos europeos de la Edad Media creyeron que la peste negra, ocurrida en ese lapso y que acabó con alrededor de la tercera parte de la población continental, era un signo del fin de los tiempos.
  • 1600. Martín Lutero creía que el mundo se acabaría a más tardar ese año. Dicho líder protestante también parece haber sido el primero en identificar al papa con el Anticristo.
  • 1658. Cristóbal Colón creía que el mundo había sido creado en 5343 a. C. y que duraría siete mil años, de modo que el apocalipsis ocurriría ese año.
  • 1757. El teólogo sueco Emanuel Swedenborg afirmaba que ese año, sin que nos diéramos cuenta, había ocurrido el Juicio Final, solo que a un nivel estrictamente espiritual, por tanto invisible en el mundo material.
  • 1780. El 19 de mayo de ese año fue el célebre Día Oscuro de Nueva Inglaterra, cuando los cielos diurnos de esa región (noreste de Estados Unidos) y parte de Canadá se oscurecieron tanto que el mediodía parecía medianoche. Los residentes del lugar creyeron que aquello era un signo del final de los tiempos. Hay evidencias de que el inusual fenómeno pudo haber sido producto de tres factores conjugados: humo de incendios forestales, una densa neblina y el hecho de que aquel fue un día nublado.
  • 1806. En el pueblo de Leeds, Inglaterra, una gallina puso varios huevos con las letras de la frase «Christ is coming» (Cristo viene) escritas en sus cascarones. Eventualmente se descubrió que todo el asunto había sido un fraude.
  • 1814. Joanna Southcott, inglesa de 64 años autoproclamada profeta, declaró que estaba embarazada, que su hijo sería nada menos que Cristo y que daría a luz el 25 de diciembre de ese año. La señora murió ese preciso día. La autopsia reveló que no estaba encinta.
  • 1874-1984. Charles Taze Russell, la Asociación de Estudiantes de la Biblia y los testigos de Jehová predijeron el fin del mundo en los años 1874, 1878, 1881, 1908, 1914, 1916, 1918, 1920, 1925, 1941, 1975 y 1984. En la actualidad, ante tantas fechas fallidas, los integrantes de esta denominación religiosa ya solo se limitan a decir, en sus visitas a domicilio, que «el tiempo está cerca», como dice el Apocalipsis.
  • 1967. George van Tassel, autoproclamado profeta que afirmaba ser médium de un alienígena de nombre Ashtar, decía que el 20 de agosto de ese año ocurriría el apocalipsis, cuando un ataque nuclear soviético destruyera la costa sudeste de Estados Unidos (lo que por supuesto no ocurrió).
  • 1987. El artista y autor New Age José Argüelles afirmaba que el Armagedón sucedería el 17 de agosto de ese año, a menos que ciento cuarenta y cuatro mil personas se reunieran en determinados lugares y «resonaran en armonía».
  • 1997. Marshall Applewhite, líder de la secta Heaven’s Gate, anunció la destrucción de la Tierra con la venida del cometa Hale-Bopp. También dijo que con el asteroide arribaría una nave extraterrestre que se llevaría de la Tierra a los elegidos. Pero la nave solo podría ser abordada por almas, no por cuerpos, de modo que Applewhite urgió a sus seguidores a quitarse la vida para poder ingresar en espíritu al presunto vehículo espacial. El 26 de marzo de 1997, él y 38 de sus seguidores cometieron suicidio en masa.
  • 1998. Hon-ming Chen, líder taiwanés de la Iglesia Chen Tao (Camino Verdadero), anunció que Dios vendría a la Tierra el 31 de marzo de 1998, a las 10 de la mañana en punto (hora central de Estados Unidos), a bordo de un platillo volador. Dios sería muy parecido físicamente a Chen y transmitiría un mensaje a la humanidad, unos días antes de su venida, por el canal 18 de la televisión tejana.
  • 2000. El temor de que los sistemas computarizados ya no leerían correctamente las fechas a partir de ese año condujo a la gente a la histeria masiva del Y2K, que llevó a muchos a creer en un colapso del mundo en general. Algunos autores cristianos como Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins afirmaron que el Y2K iba a disparar un caos económico mundial que el Anticristo aprovecharía para ascender al poder.
  • 2003. Nancy Lieder, autoproclamada psíquica y médium, afirmaba que por un implante en su cerebro recibía mensajes de extraterrestres residentes en el sistema estelar Zeta Retículi, quienes presuntamente le comunicaron que un planeta errante llamado Nibiru se dirigía a la Tierra e iba a colisionar con esta en mayo de dicho año.
  • 2008. Muchos afirmaban que la activación del GCH (Gran Colisionador de Hadrones), en septiembre de ese año, causaría el surgimiento de micro abismos negros o de extrañículas [1] (partículas de una hipotética materia extraña, strangelets en inglés) que destruirían el mundo.
  • 2012. Los autores New Age Frank Waters, José Argüelles y Terence McKenna, entre muchos otros, desde los años 70 han venido difundiendo la idea de que los mayas profetizaron el fin del mundo o un cambio evolutivo en la humanidad al final del Oxlajuj (13) B’ak’tun, entre el 21 y el 23 de diciembre de ese año.
  • 2020. La autoproclamada clarividente Jeane Dixon (quien supuestamente vaticinó el asesinato del presidente Kennedy) predijo que Cristo advendrá por segunda vez en el 2020, cuando se enfrentará a la trilogía maligna (Anticristo, Satán y Falso Profeta) en una guerra que durará hasta el 2037.

Luego de ver este listado, que bajo ninguna circunstancia es exhaustivo (los historiadores contabilizan poco más de 200 predicciones en alrededor de 5,000 años), fácilmente se echa de ver que el apocaliptismo es un fenómeno eminentemente (aunque no exclusivamente) cristiano. Pero esto no es de extrañar si se tiene en cuenta, como ya han apuntado algunos, que el cristianismo es un movimiento esencialmente escatológico desde sus orígenes, que tiene la vista más puesta en el futuro que en el presente, lo cual se ha convertido, sin temor a exagerar, en una de las bases fundacionales de la cultura occidental misma. Por eso no encuentro aventurado afirmar que las esperanzas y los horrores del apocalipsis son nuestro elemento, que somos una suerte de Homo futuris en espera de un fin que año tras año, siglo tras siglo, se nos escurre como agua de las manos.


[1]  Propuesta mía para traducir el inglés strangelets.



Esta entrada fue publicada el 21 de December de 2012 a las 8:53 pm por el autor, cuenta hasta ahora con 3 comentarios, fue clasificada dentro de las categorías Postexto, Un poco de crítica seria sobre cosas nada serias, y puede ser buscada mediante las etiquetas , , . Siga los comentarios de esta entrada mediante alimentación RSS.
3 comentarios

  • avatar
    Carlos Hernández
    21 de December de 2012
    9:28 pm

    No hay tal fin del mundo, entonces como siempre ha trabajar y echarle ganas hasta nuestro verdadero y único fin… la muerte.


  • avatar
    el autor
    22 de December de 2012
    11:04 am

    Lo interesante de su comentario, Carlitos, es que sin querer usted está haciendo la distinción entre los dos tipos de escatología que existen: entre la poshistórica, que se refiere al fin del mundo, y la posmortal, que se refiere al fin de la vida personal. Muy buena observación y conclusión y gracias por comentar.


  • avatar
    fermin
    22 de December de 2012
    12:56 pm

    mi querido Julio, que grato recuento de falsas noticias has recopilado, y hubo muchas mas y habrá muchas más, pero el día y la hora nadie lo sabe ni lo sabrá palabras del creador del mundo.


  • Añadir un comentario

    Su correo electrónico nunca será publicado ni compartido. Los campos que sí es necesario llenar están marcados con un asterisco (*).

    *
    *